miércoles, 4 de mayo de 2011

Lucho Bermúdez, un colombiano universal

Lucho Bermúdez, clarinetista y compositor, es considerado uno de los más importantes intérpretes y compositores de música popular del siglo XX. La importancia de su obra musical radica en haber adaptado ritmos tradicionales colombianos como la Cumbia y el Porro, en ritmos modernos que se convertirían en símbolos de identidad nacional desde la década de los treintas, conservando una vigencia que los hace pasearse por el mundo en voces de interprétes variopintos y de la mano y el talento de DJs de distinta categoría y procedencia.

Lucho Bermúdez fue uno de los primeros innovadores que experimentaron con la adaptación de los ritmos locales del Caribe Colombiano, y que los adaptaron al lenguaje musical contemporáneo de la época. Fue quizá también el primer maestro que puso notación a cantos tradicionales negros que se venían interpretando desde hacía siglos por el área de la Ciénaga Grande del río Magdalena. Su obra tuvo y sigue teniendo gran impacto en otros países de América y el mundo. Lucho Bermúdez fue tal vez el principal responsable de haber hecho que la Cumbia y el Porro se convirtieran en estandartes de la música colombiana a nivel internacional desde la década del 40. Su obra musical siempre estuvo profundamente influenciada por los porros y fandangos interpretados por las bandas de los pueblos cercanos a Barranquilla y Cartagena.




Bermúdez nació el 25 de enero de 1912 en Carmen de Bolívar. Su formación musical empezó a los seis años tocando flautín. Sus primeras composiciones fueron marchas para bandas militares y algunos valses como "Lágrimas de una madre", compuesta a sus once años. Desde niño, participó en bandas militares como las de Santa Marta, Aracataca, y la banda municipal de Chiriguaná, en lo que fue su director.

Luego de 18 años de permanencia en Santa Marta viaja a Cartagena, donde dirige la Orquesto "A No. 1", del maestro Pianeta Pitalúa, uno de los pioneros del porro y de los sones costeños. Allí se vincula a Radio Cartagena y colabora en las primeras grabaciones de discos en Colombia realizadas en la emisora Fuentes, y realiza su primera grabación: el porro "Marbella". Posteriormente viajó a Bogotá para grabar con su "Orquesta del Caribe" fundada en 1939.


Su música de Cumbia, Fandangos, Mapalés, y Gaitas, tuvo gran acogida en la capital colombiana, y desde allí fue difundida al resto del país a través de la incipiente industria radial. En 1946 viajó a grabar a Buenos Aires en compañía de Matilde Díaz, la voz que le dio un estilo y una identidad propia a su música. Se cuenta que a pesar de que tanto el maestro como quien fuera su musa y compañera tenían el anhelo de hacer alguna grabación en Buenos Aires, y como quiera que no tenían dinero para llevar una orquesta, en la capital bonaerense se hiceron amigos, entre otros, de los célebres músicos tangueros Eduardo Armani y Eugenio Nobile, les enseñaron a tocar los ritmos colombianos y grabaron 60 composiciones que hoy son emblema de la música popular latinoamericana. Es de anotar que muchas de las grabaciones de clásico sabor costeño que aún se escuchan pertenecen a esta hornada argentina interpretada por Matilde Díaz que canta acompañada por un puñado de lunfardos bajo la batuta de Lucho Bermúdez.

De aquella grabación de la RCA Victor escuchemos a continuación "Navidad Negra", una cumbia de la que en algún momento tendremos que hablar no sólo por su letra mítica-religiosa sino también por las connotaciones sincréticas que guarda:



Sembrada la semilla cumbiera en las fértiles tierras porteñas, la obra de Lucho Bermúdez empezó a ser difundida en otros países de América Latina como Cuba, México, Perú, y Argentina. Después de varios meses de viajes y grabaciones Lucho Bermúdez se instaló en Medellín y formó su "Orquesta de Lucho Bermúdez" de la cual hacía parte el compositor Alex Tobar. Como Medellín era entonces la sede discográfica más importante del país, allí grabó y lanzó temas que se volvieron legenadrios en la discografía colombiana como "Salsipuedes" y "San Fernando", el primero dedicado a una casa del escultor Jorge Marín vieco, en las afueras de Medellín, lugar donde se reunían muchos artistas; el segundo al célebre club caleño por el que han desfilado los más importantes artistas del mundo.

Veamos una pieza de auténtica arqueología musical, en una vieja victrola en la que aún se puede distinguir el perro atento a "la voz del amo", en un acetato de 78 rpm, prensado por el colombiano sello Lyra... vamos, un verdadero mp3 de los años 30 del siglo XX:



En 1950, Lucho Bermúdez fue a grabar a México, donde conoció y trabajó con músicos como Benny Moré, Dámaso Pérez Prado y Tito Rodríguez, entre otros. En este país Bermúdez grabó alrededor de 80 discos. En 1951 se trasladó a Cuba (considerada en ese entonces como el centro musical más importante de América Latina) por invitación de Ernesto Lecuona, donde trabajó y grabó por más de seis meses con agrupaciones como La Sonora Matancera, Los Billo’s Caracas Boys, y Los Melódicos, entre otros. Posteriormente regresó a Bogotá donde trabajaría con su orquesta hasta el 23 de abril de 1994, fecha de su muerte.

Lucho Bermúdez fue un compositor muy versátil y prolífico. Se especializó en la composición de porros, cumbias, gaitas, fandangos, mapalés, paseos y merengues, todos ellos rítmos de la Costa Caribe colombiana. Adicionalmente trabajó con música del interior del país como torbellinos, pasillos y joropos. También experimentó con géneros populares de otros países como el bossa-nova, el tango, el mambo, chirivicos, chachachás, el jazz, y pasodobles. Además inventó nuevos ritmos como el tumbasón y el patacumbia. En su repertorio encontramos también salsas, guarachas, jalaítos, rancheras, cumbiones, danzonetes, sonsonetes, paseos.

Su obra es sobretodo reconocida por sus gaitas, boleros, pasillos, patacumbia, y tumbasones, descritos a continuación:

GAITA: Lucho Bermúdez es uno de los pilares de la música costeña. A él se le debe el auge de la gaita, un ritmo derivado de la cumbia. En los gaitas de Lucho se introduce un solo de clarinete, como en los conciertos sinfónicos. Aquí cabe resaltar la profunda influencio del jazz. Uno de sus primeras gaitas fue "Roberto Méndez", y entre sus gaitas se encuentran: "Taganga", "La gaita", "Gaiteando", "Minarete", "Los primos Sánchez".

BOLEROS: compuso boleros que hallaron su máxima expresión en la voz de Matilde Díaz: "Embeleso", "Te busco" (bolero guajira).

PORROS: "Kalamary", "Salsipuedes", "Borrachera", "Carmen de Bolívar", "Caracolí", "Porro operático".

PASILLOS INSTRUMENTALES: se destacan "Huracán" y "Espíritu Colombiano".

TUMBASÓN: este ritmo fue ideado por el maestro Lucho y era básicamente un juego de percusión. Constantemente se encontraba en una búsqueda de formas melódicas y rítmicas. Este ritmo lo lanzó en 1960.

PATACUMBIA: este ritmo es un híbrido, creado por el maestro y tomado del Pata-pata africano, al cual Lucho Bermúdez le agregó la cumbia. El patacumbia era como el tumbasón: un juego experimental de percusión.

No es posible terminar esta reseña apresurada sin dejar constancia de una joya bibliográfica del Youtube, una grabación realizada en 1960 en el Instituto Nacional de Radio y Televisión de Colombia, INRAVISION, en la que vemos al maestro dirigiendo su orquesta y tocando el clarinete, interpetando una de las cumbias más famosas que existen, "La pollera colorá", compuesta por el también inmenso e inmortal Wilson Choperena.



Bibliografía: Biblioteca Luis Ángel Arango, con información biográfica suministrada por la Fundación Orquesta Lucho Bermúdez y Juan Vicente Contreras. Apuntes personales a partir de recuerdos de una entrevista con Matilde Díaz y de conversaciones con el investigador y difusor cumbiero Ebiru Ojaba.

2 comentarios:

  1. LUCHO BERMÚDEZ 100 AÑOS DE NATALICIO
    http://www.youtube.com/watch?v=SuqrKFRamHg

    ResponderEliminar
  2. ROGELIO VALLEJO OBANDO
    Economista Universsidad Externado de Colombia

    ***HACE 100 años ***

    Hoy es un dia muy especial para recordar que un 25 de enero pero de 1912 nació en el carmen de Bolívar Luis Eduardo Bermúdez Acosta, mas conocido como Lucho Bermúdez. Cuando se revisa su biografía queda uno realmente impactado por la forma tan linda y especial de trabajarle a la música, como de permanentemente estar realizando giras internacionales. Se convitió en un embajador de Colombia en Argentina, México, Cuba, Estados Unidos, como en otros países. GGneró unas relaciones internacionales de altura y de mucha camaradería con sus colegas en esos países. Un ser humano fuera de serie, que inundó al país de felicidad y alegría; mientras otros tristes colombianos le entregaban tristezas y lágrimas. Se puede decir que desde hace 65 años colombia oye y danza sus diferentes ritmos musicales, que sirvieron de aliento y semilla para muchos otros compositores como de orquestas que nacieron en Argentina, Venezuela, Ecuador, Panamá entre otros. El Maestro Lucho compuso alrededor de 1000 composiciones en multitud de RITMOS. En el alto cielo es un consentido de las estrellas y de los ángeles. La Trinidad Santa debe enternecerse con las páginas de Lucho Bermúdez.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...